7 oct. 2014

Fatto In Casa: Fattoruso con invitados

Fatto in Casa

               Hugo Fattoruso se presentó el 4 de Octubre en el Auditorio Nacional del Sodre junto a Andrés Calamaro y Fernando Cabrera como invitados en otra entrega de su show: Fatto In Casa.
           El anterior capítulo de este espectáculo, el concierto que realizó con Fito Páez y Jaime Roos, está pronto a salir en DVD por el sello Bizarro.
           El año pasado Hugo Fattoruso fue declarado Embajador Iberoamericano de la Cultura por la Intendencia de Montevideo.
           El show del pasado sábado, en las propias palabras de uno de sus invitados, Andrés Calamaro:

HUGO- Hugo Fattoruso es un músico inabarcable, cantar juntos no estaba dentro de mis planes porque Hugo se mueve por las cumbres de la fantasía rioplatense, el candombe universal y la lirica aventurera de el artista genial y consagrado que es. Siempre arraigado en el compas uruguayo, Fattoruso grabó discos con Opa en los años setenta y lidero el prisma rioplatense en los Estados Unidos brillando como Gato Barbieri o Aztor Piazzola, sin que esto (anteriormente dicho) suponga una comparación entre estos tres maravillosos exponentes de nuestra latitud en el mundo, concretamente en los Estados Unidos donde los Fattoruso hicieron base para grabar algunos de los mas extraordinarios discos del ADN rioplatense y sonar al nivel de los grandes exponentes de la fusión universal. Siempre libre, siempre adorado, inabarcable y bohemio, el Hugo es un maestro incontestable para todos los músicos del Rio de la Plata. Hugo y Fernando Cabrera juntos en el mismo escenario es como si Lou Reed y Egberto Gismonti fueran uruguayos por una noche y pudieran ensamblarse con dinámica y belleza en un abrazo de fraternal humanidad psico-mágica. Hace mas de 10 años, nos encontramos en mi domicilio porteño para conocernos y hablar de música y bueyes perdidos. Espero haber estado a la altura de las expectativas de todos y merecerme la fortuna de repetir con Hugo su amistad, su persona y su enorme sonido musical; preparar mas cosas, cantar armonías juntos y prolongar esta gran fortuna musical que, sin atreverme a tanto llevaba tantos años soñando. Lo cierto es que era arriesgado empatarse con Hugo y con Cabrera y en Montevideo. Fernando no es un cantante mas, es sensibilísimo y muy musical, escribe muy bien y merece el respeto que tiene; se nota que son vecinos y compañeros musicales hace años y en algún momento temí ser el convidado de piedra en esta noche de FATTO IN CASA, con Fernando y conmigo de invitados del maestro Hugo, que me trato con dulzura fraternal desde el primer mail (que llego desde Japón). Con Fernando tuvimos una conexión intima que reservo para nosotros y los tres cantamos Biromes y Servilletas, una insólita obra del genial Leo Masliah que sirvió como “encore” para este recital compartido. Los Fattoruso, Hugo y Francisco, sacan autenticas chispas de los instrumentos, son virtuosos, sensibles y sinceramente espero haber estado a un nivel aceptable junto con semejante grupo de talentosos artistas musicales del Uruguay. Creo que bordamos una versión sensible de “Los Aviones” conmigo en piano y Fatto en acordeón, que cantamos Troilo con sensibilidad y vuelo, una versión digna de “Piedra y Camino” y una oportuna “Nueva Zamba para mi tierra” una de mis preferidas de Nebbia. Abrimos y cerramos con dos de mis canciones que adaptamos a la cuerda de tambores y el coro que acompaña a Fatto in casa. El publico que colmo el SODRE respondió con cálidos aplausos que llegaron a interrumpir el himno bohemio de Montevideo que escribió Leo Masliah con su peculiar y exquisita sensibilidad. Me siento muy afortunado de poder decir que compartimos, ensayos, gestos y una noche de concierto con Hugo Fattoruso y con Fernando Cabrera. todos les manifesté mi sincera gratitud. Solo Hugo sabe si quiere repetir conmigo, yo creo que sembré semilla de amistad y que puedo exprimirme como cantante y músicos instrumental para próximos asuntos; seria feliz si conserváramos esta amistad de tres días y meses de cálidos mails japoneses. Con Cabrera nos debemos mas dialogo y mas encuentros también, y espero repetir con tambores y con Francisco que es un extraordinario y carismático músico y varón. Antes de cumplir 18 años ya escuchaba las grabaciones de los Fattoruso con apasionado interés y brindado mi oreja espiritual a los mágicos sónicos, a las doradas alas de la música con vuelo que siempre imprime Hugo Fattoruso en el aire. Hoy se me cumplió el sueño que no me atreví a sonar de pibe porque nunca me creí preparado para empatarme con El Hugo en un escenario, quizás haya sido digno de este triple encuentro de dos orillas.
Me vuelvo con inmensa gratitud y muy conforme de haber colaborado con el éxito de la noche de Fattoruso con invitados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada